Oro Blanco – Ciudad Real, Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna

Si has leído las entradas anteriores, ya sabes que hoy, día 19 de Octubre, se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama.

Siempre que se diagnóstica un nuevo caso, la mujer recibe un impacto brutal y surgen mil miedos y dudas. Si el diagnóstico ocurre durante la lactancia, la madre se enfrenta a otra incertidumbre más: qué hacer con la lactancia.

Durante el tratamiento

Dependiendo del  tipo de cáncer y de la extensión del mismo, los tratamientos a aplicar serán diferentes y la mayoría (quimioterapia, radioisótopos, inhibidores hormonales) obligan a suspender, al menos transitoriamente,  la lactancia.

Existe la opción de mantener la producción láctea extrayendo leche de forma regular y desechandola, para continuar con la lactancia de forma intermitente, en los periodos en los que no hay trazas de los fármacos en la leche, o tras finalizar el tratamiento.  Indudablemente esto es muy difícil, tanto física como emocionalmente, y es una decisión muy personal.

Si se decide suspender la lactancia, puede ser necesaria la extracción de pequeños volúmenes de leche  para disminuir el dolor y el riesgo de mastitis. Durante el decalaje de tiempo que hay entre el diagnostico y el inicio del tratamiento lo ideal es hacer un destete lo más respetuoso posible para el bebé y también para mamá. Aquí influye mucho la edad y el carácter de la criatura.

  • En un niño pequeño, que aun precisa grandes volúmenes de leche, será necesario sustituir la leche materna por leche artificial si es menor de un año o por leche de vaca si es mayor de ese edad.

En cuanto a la forma de administrar el sustituo de la leche materna, no existe una solución válida para todas las familias. Aquí tienes algunas ideas que te podrían ser de utilidad:

  • Que sea la mamá quien ofrece el sustituto de la leche materna, colocando al bebé en una postura similar a la que solía mamar. Algunos niños rechazarán tomar el sustituto elegido al notar la presencia de mamá.
  • Que sea otra persona quien ofrezca el sustituto de la leche materna mientras mamá sale a dar un paseo. Es importante que después el bebé pase mucho tiempo en brazos de mamá para que ninguno sintáis que se rompe el apego.
  • Si eliges usar biberón y el bebé lo acepta, es recomendable seguir el método Kassing. Para saber en qué consiste este método de alimentación puedes pinchar en este enlace https://www.youtube.com/watch?v=1NQSiXi91Qw
  • Si el bebé rechaza el biberón puede usarse un vasito, una cuchara o un    recipiente-cuchara diseñado con este fin.

¿Es posible amamantar tras un cáncer de mama?

La lactancia materna tras un tratamiento de cáncer de mama puede ser complicada y es una decisión muy personal, con muchos factores físicos y emocionales, a considerar.

Si tu deseo es amamantar tienes que tener en cuenta que:

  • Existe un número creciente de mujeres que, diagnosticadas durante el embarazo y tras tratamiento quirúrgico y quimioterapia con buena respuesta, han logrado amamantar con la mama sana tras completar la quimioterapia.
  • Después de una lumpectomía (resección del tumor y de parte del tejido sano que lo rodea con intención de preservar el resto de la mama) y de la radiación, la mama tratada puede producir menos leche. Si ambas mamas han sido tratadas, puede ser necesario suplementar al bebé pero no necesariamente debes administrar el suplemento con biberón, ya que podrías usar un relactador.
  • Con una mastectomía unilateral, es posible amamantar con la otra mama ya que la producción se adapta a la demanda del bebé de forma independiente en cada pecho.
  • Tras una mastectomía radical bilateral no es posible amamantar dado que se elimina todo el tejido mamario.  En este caso puedes optar por dar leche artificial siguiendo el método Kassing. Recuerda siempre que tú eres mucho más que una glándula productora de leche y que lo que tú bebé necesita es tu cariño y tu calor.

Sea cual sea tu decisión o si aun no has tomado ninguna, contar con una asesora de lactancia puede ayudarte en esta etapa del camino

También te puede interesar:

Lactancia y cáncer de mama: efecto preventivo https://oroblancolactancia.wordpress.com/2020/10/19/lactancia-materna-y-cancer-de-mama-prevencion/

Cáncer de mama: diagnóstico durante la lactancia https://oroblancolactancia.wordpress.com/2020/10/19/lactancia-materna-y-cancer-de-mama-diagnostico/

En la entrada previa, con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mamá, que se celebra hoy día 19 de Octubre, comentamos el efecto protector del amamantamiento.

Al mismo tiempo hay que tener presente que, si bien la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de mama, en un pequeño número de casos, éste puede debutar durante la lactancia.

Síntomas y signos

Las variaciones que se producen en las mamas durante el embarazo y la lactancia pueden hacer que los síntomas y signos de cáncer de mama pasen desapercibidos.

El síntoma más común es una masa o bulto. Una masa no dolorosa, dura y con bordes irregulares tiene más probabilidades de ser cáncer, aunque también podría serlo una masa o bulto doloroso a la palpación, blando y de forma redondeada. Por este motivo, es importante que un profesional de la salud con experiencia examine cualquier masa o bulto nuevo.

Otros posibles síntomas del cáncer de mama son:

  • Hinchazón de  todo el pecho o parte de él (aunque no se sienta un bulto) Éste es el signo que más fácilmente puede pasar desapercibido durante la lactancia ya que son relativamente frecuente las hinchazones debidas a ingurgitaciones. En caso de presentar hinchazón que persiste a pesar de un adecuado drenaje de la mama, hay que consultar.
  • Formación de hoyuelos en la piel (a veces parecido a la cáscara de una naranja)
  • Dolor en la mama o en el pezón. De nuevo puede ser difícil de interpretar ya que el dolor puede ser debido a un mal agarre o a una mastitis. Si tras corregir agarre y/o tratar adecuadamente una mastitis el dolor persiste, se debe consultar.
  • Retracción (contracción) de los pezones
  • Piel del pezón o seno roja, seca, descamada o gruesa
  • Secreción del pezón que no sea leche materna. Podría confundirse con el Síndrome de las “tuberías atascadas” en el que la leche tiene color cobrizo; en caso de duda, consultar con el especialista.
  • Ganglios linfáticos hinchados: algunas veces un cáncer de mama se puede extender  a los ganglios linfáticos de las axilas o alrededor de la clavícula y causar un bulto o hinchazón ahí, incluso antes de que el tumor original sea lo suficientemente grande como para poderlo palpar.

Pruebas diagnósticas

Cuando existe sospecha de la presencia de cáncer de mama es necesario hacer una o varias pruebas para poder descartarlo o confirmarlo. En general para realizar las pruebas diagnosticas conviene que las mamas estén recién vaciadas para favorecer su interpretación.

Mamografía:

La mamografía es compatible con la lactancia. También lo son los contrastes (yodados o no) que se usan. Por lo tanto no hay que esperar ningún tiempo para amamantar tras su realización. La lactancia puede (no siempre ocurre) dificultar la interpretación de la mamografía en cuyo caso se puede recurrir a la ecografía. Vaciar las mamas antes, además de facilitar la interpretación de los hallazgos, disminuye las molestias de su realización.

Resonancia magnética (RM):

El campo electromagnético y las ondas de radiofrecuencia generados con esta técnica, no causan alteraciones nocivas en la composición de la leche, por tanto, inmediatamente después de esta exploración se puede amamantar.

Los contrastes derivados del gadolinio para exploraciones de RM son compatibles con la lactancia por eliminarse rápidamente  y ser prácticamente inabsorbibles por vía oral. Son muy similares unos a otros y de alguno de ellos hay datos de su nula o mínima excreción en leche.

Algunos autores y sociedades recomiendan evitar en las mujeres lactantes, especialmente en el periodo neonatal, gadoversetamida, gadodiamida y gadopentato; priorizan el uso de otros de menor riesgo: gadoterato, gadoteridol y gadobutrol.

Biopsia

Puede ser necesaria para tomar una muestra del tumor y así poder comprobar si es o no benigno.

Si la toma de biopsia es por punción, para eliminar el dolor se usa anestesia local, que es compatible con la lactancia. Es preferible usar bupivacaína o ropivacína que mepivacaína, por tener mayor experiencia durante la lactancia con los dos primeros.

Si fuera necesario hacer una biopsia por cirugía abierta puede ser necesario el uso de sedación o de anestesia general. Los anestésicos actuales son de eliminación muy rápida y permiten amamantar tan pronto la madre esté despierta y se encuentre en condiciones.

Puedes encontrar más información en estos enlaces

https://breastcancer.org

https://www.aecc.es

https://www.e-lactancia.org

También te puede interesar:

Lactancia materna y cáncer de mama: efecto preventivo https://oroblancolactancia.wordpress.com/2020/10/19/lactancia-materna-y-cancer-de-mama-prevencion/

Tengo cáncer de mama ¿Ya ahora que pasa con la lactancia? https://oroblancolactancia.wordpress.com/2020/10/19/tengo-cancer-de-mama-y-ahora-que-pasa-con-la-lactancia/

Hoy, día 19 de Octubre, se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama pero… ¿Qué relación tiene este tipo de cáncer con la lactancia materna?

La incidencia de enfermedades oncológicas se ha incrementado en todo el mundo y el cáncer de mama no es la excepción. La estadística mundial señala más de un millón de casos nuevos cada año, por lo que se convierte en un problema de salud pública de ámbito internacional.

En España se diagnostican unos 26.000 casos anuales, la mayoría en mujeres entre los 45 y los 65 años.

Se estima que el riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de la vida es de, aproximadamente, una de cada ocho mujeres (12,5%) y el riesgo de morir por esta enfermedad es una cada 28 (3,57%), según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)

La lactancia materna reduce el riesgo de padecer cáncer de mama

Una revisión, publicada en 2002, de 47 estudios llevados a cabo en 30 países, involucrando a cerca de 50.000 mujeres con cáncer de mama y 97.000 controles, sugirió que la lactancia materna redujo en 2/3 la estimación de cáncer de mama. Cuanto más larga fuera la duración de la lactancia materna mayor fue la protección: el riesgo relativo de cáncer disminuyó un 4,3% cada 12 meses de duración de la lactancia, sin importar las nacionalidades de las mujeres, la edad, la raza, la presencia o ausencia de la menopausia y el número de hijos.

La mayoría de los estudios posteriores avalan estos resultados, si bien no está claro el tiempo mínimo de amamantamiento para lograr reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama, situándolo desde al menos un mes hasta por lo menos de 12 meses.

Aunque ese descenso de riesgo puede parecer discreto, tiene una gran repercusión. Según un informe de UNICEF de 2018, mejorar las cifras de lactancia materna en el mundo podría prevenir unas 20.000 muertes maternas por cáncer de mama al año.

La reducción del riesgo es debida a que durante la lactancia los niveles de estrógenos en el organismo disminuyen y además se retrasa el restablecimiento de la función ovárica. También podría existir un efecto protector indirecto ya que, la mayoría de las mujeres, evitamos el consumo de alcohol durante la lactancia.

Existen también otros factores ambientales que puedes modificar para reducir tu riesgo de padecer cáncer de mama, como evitar el tabaquismo (tanto activo como pasivo) y hacer ejercicio físico regular.  Si quieres más información sobre estos factores puedes consultar este enlace de la AECC: https://www.aecc.es/es/todo-sobre-cancer/tipos-cancer/cancer-mama/prevencion/factores-riesgo-cancer-mama

Por supuesto, que el riesgo disminuya no significa que deje de existir. Digamos que hablar de riesgo es hablar de papeletas en el sorteo: si tienes menos papeletas, tienes menos probabilidades de que te toque, pero eso no significa que te vayas a librar.

En este sentido hay que considerar que un estudio publicado en 2015 en la revista Journal of National Cancer Institute encontró que las mujeres que amamantan y desarrollan cáncer de mama, tienen con más frecuencia un tipo de cáncer menos agresivo y que responde mejor a la terapia hormonal, por lo que la mortalidad es menor.

También te puede interesar:

Cáncer de Mama: Diagnóstico durante la lactancia https://oroblancolactancia.wordpress.com/2020/10/19/lactancia-materna-y-cancer-de-mama-diagnostico/

Tengo Cáncer de Mama ¿Y ahora que pasa con la lactancia? https://oroblancolactancia.wordpress.com/2020/10/19/tengo-cancer-de-mama-y-ahora-que-pasa-con-la-lactancia/

Este año, la Semana de la Lactancia, ha sido diferente y algo extraña… sin niños jugando al fondo de la sala o tomando teta entre los asientos… sin cuentacuentos… sin quedadas….

Sin embargo, estamos satisfechas y orgullosas de lo logrado entre todas.

Además de la charla online sobre lactancia materna y sostenibilidad, y de las píldoras informativas que hemos ido vertiendo, casi a diario, en nuestras redes sociales, a lo largo de esta semana, en Ciudad Real, La Solana, Manzanares, Membrilla y Miguelturra, se han podido ver carteles con códigos QR; escanear estos códigos permite descubrir nuevos datos muy interesantes sobre la relación entre la lactancia y la salud del planeta.

Esto ha sido posible gracias a la colaboración de muchas personas – Manoli, Elena, Cati, Rubén, Estefanía, Pilar, Rosa, Eva, Jose, Maite, Maria José, Úrsula, Laura, Mari Carmen, Tere, Antonio, Mariví, Inma, Mónica, Ana Mari, Raquel… – Habéis sido tantas, que nos es imposible nombraros a todas. ¡Muchas gracias!

¡Hay 3 códigos QR! ¿Los has encontrado todos? Si no ha sido así, o vives en otro pueblo o ciudad, no te preocupes: puedes ver las infografías en este mismo blog, unas entradas más atrás.

Además nuestras socias han recibido, en nombre del planeta, una carta de agradecimiento en papel reciclado, y una bolsa de semillas, hecha a mano con tela reutilizada.

No sabemos que nos deparará la próxima la Semana de la Lactancia; lo que sí tenemos claro es que juntas no hay dificultad que no logremos superar.

Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, la asociación PETRA Maternidades Feministas lanza la campaña “Tiempo para mama (r)”.

En esta campaña, denuncia nuevamente la situación de vulnerabilidad en la que nos encontramos las madres, frecuentemente obligadas a volver al trabajo retribuido a las 16 semanas después del parto, viendo muy limitado nuestro tiempo para exterogestar y amamantar a nuestras criaturas, o bien debiendo solicitar excedencias, abandonar trabajos, o reducir jornadas, y maternar desde la precariedad.

“Las madres feministas decimos basta a este sistema que nos obliga a Maternar desde la precariedad y los márgenes. Exigimos derechos. Queremos dignificar la maternidad”

Para dar visibilidad a esta campaña han colgado este video en YouTube: https://youtu.be/CSANg4LZyGI

Podési firmar a favor de su campaña en: https://www.change.org/p/congreso-de-los-diputados-permisos-transferibles-ya ¡Nosotras ya hemos firmado!

Aquí podéis leer el manifiesto completo:

Charla online

Dentro de las actividades que hemos programado para celebrar la Semana de la Lactancia Materna, bajo el lema de la WABA de este año “Apoyemos la lactancia materna por un planeta más saludable”, está esta charla online de acceso libre, que esperamos os resulte interesante

Para acceder desde un PC podéis usar este enlace:

https://meet.google.com/pdy-inao-woh

Para acceder desde un móvil o tablet tendréis que descargar primero Google Meet y después escribir este código cuando os pida el identificador de la reunión: pdyinaowoh

¡Os esperamos!

Infografía creada para Oro Blanco por Mónica Bastante

Infografía creada para Oro Blanco por Mónica Bastante

Infografía creada para Oro Blanco por Mónica Bastante

A fecha de hoy hemos enviado un mail a los miembros de la Comisión de Igualdad, de la Comisión de Empleo y Empresa, de la Comisión de Bienestar Social y de la Comisión de Peticiones y Participación Ciudadana de las Cortes de Castilla La Mancha, expresando nuestro desacuerdo por el trato privilegiado que reciben los hombres en las ayudas para la conciliación.

Podéis encontrar más información referente a estas ayudas en la anterior entrada del blog: https://oroblancolactancia.wordpress.com/2020/07/20/si-la-persona-beneficiaria-es-hombre-dichas-cuantias-se-incrementaran-en-un-20/

Foto de cmmedia

Este es el texto que hemos enviado:

“Desde Oro Blanco, grupo de apoyo a la lactancia materna de ámbito provincial de Ciudad Real, no dirigimos a usted para expresar nuestro desacuerdo con los términos del Decreto 32/2020, de 14 de julio.
Con fecha 17 de julio se publicó en el Diario Oficial de Castilla la Mancha, el Real Decreto 32/2020, de 14 de julio, por el que se regula la concesión directa de ayudas para la conciliación de la vida familiar y laboral como consecuencia de la crisis originada por el Covid-19.
Estas ayudas están destinadas a personas trabajadoras que han reducido su jornada laboral o solicitado excedencia para cuidados de hijos e hijas o familiares dependientes durante el estado de alarma. La cuantía de las ayudas está establecida en unas tablas que tienen en cuenta la renta familiar y el tipo de reducción solicitado.

Consideramos que se produce una discriminación por razón de sexo dado que, en igualdad de condiciones al hombre se le incrementa la ayuda en un 20% con respecto a la mujer, por realizar la misma labor que es el cuidado de su familiar. Es decir que a un hombre, en igualdad de condiciones con respecto a una mujer en la misma situación familiar y laboral, se le va a compensar un 20% más su merma salarial simplemente por el hecho de ser hombre.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que las familias donde las dos progenitoras, adoptantes o tutoras sean mujeres así como en el caso de cuidados de personas dependientes si en el núcleo familiar no hay ningún hombre, no habrá nadie que pueda optar a dicho incremento, quedando de este modo dichas familias en situación de agravio comparativo.

Según declaraciones de la Consejera de Economía de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, esta medida está destinada a reducir la brecha de género, pero lo único que consigue es discriminar aún más a la mujer, dando más valor al trabajo desempeñado por un hombre que al desempeñado por una mujer. Cierto es que hay ayudas específicamente dirigidas a mujeres; dichas ayudas tienen como objeto paliar situaciones en las que esas mujeres están desfavorecidas. Nada que ver con este caso ya que, estadísticamente, los hombres están en una situación privilegiada a nivel laboral y salarial.

Puede que piensen que esta medida animará a más hombres a solicitar una reducción de jornada o excedencia En este sentido hay que considerar dos factores:

– Que en el momento de hacerse público el documento ya había transcurrido más de la mitad del periodo de aplicación y que por lo tanto las familias ya habíamos tomado las medidas a nuestro alcance para lograr conciliar.
– Que la responsabilidad de la paternidad debe ser inherente a la misma y no depender de incentivos externos.

Ponemos todo esto en su conocimiento confiando que sea tenido en cuenta de cara a futuras convocatorias similares”